domingo, 18 de octubre de 2015

Personajes Ilustres: José Andrés Torres Paz

Don José Andrés Torres Paz. Héroe chiclayano de la
Guerra del Pacífico

El héroe chiclayano de la Guerra del Pacífico, José Andrés Torres Paz nació el año 1857. Fue hijo de Don José Manuel Torres Aguirre y de Doña María Carmen Paz. Junto a su familia se traslada a temprana edad a la ciudad de Lima donde fue estudiante del Colegio Guadalupe y, posteriormente, estudiante de derecho en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Sus dotes intelectuales fueron notables, así lo demostró al publicar el texto “La oligarquía y la crisis” (1877) referida por Jorge Basadre como uno de las más importantes de su tiempo, según consta en la obra de Fernando de Trazegnies “La idea de derecho en el Perú republicano del siglo XIX” (1992). Los jóvenes estudiantes sanmarquinos habían conformado la “Logia Carolina”.
Una vez declarada la guerra, consciente que el gobierno no permitiría que los jóvenes intelectuales de la patria acudan a los campos de batalla, junto a sus compañeros deciden disolver la logia y solicitar su conscripción, luego de una primera negativa el gobierno decide aceptar a tres universitarios “de modo que los sanmarquinos reunidos decidieron previo sorteo, enviar una representación compuesta por tres jóvenes cuyas edades eran de 20 y 23 años. Estos jóvenes eran: José Andrés Torres Paz, Manuel Eduardo Lecca y Augusto Eron Bedoya” (Buenaño, 2010)
En “La Universidad Mayor de San Marcos y los sanmarquinos durante y después de la Guerra con Chile” (2010) el historiador Julio Buenaño Olivo aporta información indispensable para la comprensión del sacrificio heroico de nuestro ilustre paisano. Los jóvenes sanmarquinos partieron del puerto del Callao en el barco “Oroya” desembarcando el 29 de mayo de 1879 en Iquique, en donde reciben el grado subtenientes en el Regimiento «Dos de Mayo» a cargo del coronel Manuel Suárez. Concurrieron a las batallas de San Francisco, el 19 de noviembre de 1879, a la de Tarapacá, el 27 de noviembre de 1879, donde Augusto Bedoya y José Torres Paz fueron heridos, éste último en el hombro izquierdo. Por su valor en Tarapacá los sanmarquinos se ganaron el reconocimiento del coronel Andrés Avelino Cáceres, quien ya había colocado como ayudante a Manuel Lecca. Al llegar a Arica el ejército se reorganiza, Torres Paz y Bedoya serán subayudantes del coronel Cáceres. El 26 de mayo de 1880, en la Batalla del Alto de la Alianza, Torres Paz es nuevamente herido, esta vez en la mano. Buenaño refiere un hecho anecdótico: “Durante el transcurso de la batalla de Tarapacá fue capturado un oficial perteneciente a una distinguida familia de Chile, el cual se libró de ser muerto debido a la oportuna intervención de Torres Paz. Ya como prisionero de guerra, dicho oficial fue conducido a Arica… el “rotito” como amigablemente le llamaban, fue canjeado en este último lugar y al despedirse de ellos lo hizo profundamente conmovido por el trato recibido. Habiéndose producido la derrota en el Campo (Alto) de la Alianza, comenzó el enemigo a cumplir con ferocidad sus órdenes, sin heridos ni prisioneros, ultimando a estos aun cuando se encontraban amparados por la Cruz de Ginebra (Cruz Roja). Torres Paz estuvo a punto de ser asesinado, cuando el “rotito” lo reconoció y deseando pagar la deuda de gratitud que con él tenía contraída, evitó enérgicamente que fuera victimado y lo hizo fugar del campo del desastre” (ibídem).
En adelante Torres Paz, flanqueando a Cáceres, estuvo en Puno y, luego, en Lima donde alcanzó el grado de Teniente. En la Batalla de Miraflores (1881) Torres Paz que marchaba al lado de Cáceres, recibió un disparo certero del enemigo que le produjo instantáneamente la muerte. 

El 25 de octubre de 1896, el Congreso de la República "teniendo en consideración los méritos del teniente Don José Andrés Torres Paz, muerto en la Batalla de Miraflores, ha resuelto conceder a doña María Paz viuda de Torres, madre del expresado teniente, la pensión de gracia de sesenta y cinco soles mensuales..." mediante documento firmado por Don Guillermo Billingurst, Presidente del Senado; Don Wenceslao Valera, Presidente de la Cámara de Diputados; Don Emilio Luna, Secretario del Senado; y Don Juan Julio del Castillo, Secretario de la Cámara de Diputados.

La antigua calle “La Verónica” de nuestra ciudad, hoy se denomina “Torres Paz” en su honor y en Barranco (Lima) en 1939 se inauguró la Plaza “Torres Paz” durante la gestión edilicia de Don Germán Noriega del Valle, la obra fue apadrinada por el Gral. Oscar R. Benavides.

5 comentarios:

carlos cabrejos bocanegra dijo...

Buen trabajo, Martín.

Charbel Cesar Gonzalez Said de la Oliva dijo...

Muy buen trabajo, Felicitaciones Martin

Nicolas Trasmonte Abanto dijo...

Una excelente manera de conocer nuestras raíces. Felicitaciones Martín por los aportes a nuestra cultura lambayecana.

Manuel Hidalgo dijo...

No es "logia" Carolina, sino "Legión"

Marco Torres Paz dijo...

Excelente Bio. Gracias!